Conducta Asertiva

“La conducta asertiva se caracteriza por la expresión directa de los propios sentimientos, necesidades, derechos legítimos u opiniones sin amenazar o castigar a los demás y sin violar los derechos de esas personas. El mensaje básico de la aserción es: “Esto es lo que yo pienso; esto es lo que yo siento; así es como veo la situación”. El mensaje expresa “quién es la persona” y se dice sin dominar, humillar o degradar al otro individuo. El objetivo de la aserción es dejar abierto el camino para el compromiso cuando se enfrenten las necesidades y derechos de dos personas. En estos compromisos, ninguna persona sacrifica su integridad básica y los dos consiguen que se satisfagan algunas de sus necesidades. Cuando la integridad personal está en juego, un compromiso es inapropiado y no asertivo. Si no llegan a un compromiso, pueden respetar simplemente el derecho que tiene el otro a no estar de acuerdo y a no intentar imponer sus exigencias sobre la otra persona. En último término, cada uno puede sentirse satisfecho de haberse expresado así mismo, al mismo tiempo que reconoce y acepta que su objetivo puede no haberse logrado”.

“La conducta asertiva no está planeada principalmente para permitir a un individuo obtener lo que él/ella quiere. Su propósito es la comunicación clara, directa y no ofensiva de las propias necesidades, opiniones, etc. Hasta el grado en que se cumpla esto, la probabilidad de lograr los propios objetivos sin negar los derechos de los demás es mayor. La conducta asertiva en una situación no tiene siempre como resultado la ausencia de conflicto entre las dos partes. La ausencia total de conflicto es con frecuencia imposible. Hay ciertas situaciones en que la conducta asertiva es apropiada y deseable, pero puede causar molestia a la otra persona. Por ejemplo, el devolver una mercancía o producto defectuoso al dependiente de una tienda de manera asertiva puede no ser recibido de forma amigable. De igual manera, el expresar molestia legítima o crítica justificada de manera apropiada, puede provocar una reacción inicial desfavorable. El sopesar las consecuencias a corto y a largo plazo para las dos partes, es lo importante”.

“La conducta asertiva da como resultado, la maximización de las consecuencias favorables y la minimización de las consecuencias desfavorables para los individuos, a largo pazo”.

En la Sociedad Mexicana de Psicología Vida & Bienestar, podrás aprender a desarrollar conductas más asertivas, las cuales, se verán reflejadas en un mayor bienestar emocional, un aumento en el alcance de tus metas y objetivos, así como una comunicación más efectiva en tus relaciones interpersonales.

Lega, L., Caballo, V., & Ellis, A.. (1997). Teoría y Práctica de la Terapia Racional Emotivo-Conductual. Madrid-España: Siglo XXI de España, S.A.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s