¿Cómo ayudar a los niños a enfrentarse a sus sentimientos?

Es importante comprender que existe una relación directa entre lo que sienten los niños y la forma en la que se comportan. Entonces, cuando los niños se sienten bien, se comportan bien. ¿Pero cómo ayudarle a mi niño a sentirse bien? La respuesta es sencilla pero difícil de implementar: ¡aceptando sus sentimientos!

Es común que los adultos usemos frases como: “No hay razón para que estés tan alterado” o “eso lo dices porque estás cansado”, etc. Sin embargo, estas frases no son adecuadas porque la constante negación de los sentimientos de los niños puede confundirlos y enfurecerlos. Esto es normal, creo que a nadie le gusta sentirnos incomprendidos.

Por lo tanto, es importante que busquemos sintonizarnos con lo que creemos que nuestros hijos pueden estar experimentando, cuando logras sintonizarte, las palabras adecuadas fluyen y empiezas a usar frases como: “yo tengo frío, pero para ti hace calor” o “me doy cuenta de que no te gustó mucho esta película”. Al final, somos dos personas independientes, que podemos tener diferentes sentimientos. Nadie tiene razón y tampoco nadie se equivoca, cada quien sabe lo que siente.

Los niños necesitan de un padre con un oído dispuesto a escucharlos y con una respuesta empática. Pero el lenguaje de la empatía no es algo que surja naturalmente en nosotros, debemos aprender y practicar sus métodos.

Aquí hay algunas formas para ayudar a los niños a enfrentarse a sus sentimientos:

  1. Escucha con total atención y en silencio

Para todos resulta desalentador tratar de hablarle a alguien que sólo finge escuchar. Es mucho más fácil contarle tus problemas a un padre que realmente te escucha; a veces, un silencio comprensivo es todo lo que tu hijo necesita.

  1. Acepta sus sentimientos con una sola palabra o expresión (tal como: “ya veo”)

Es difícil pensar con claridad cuando alguien pone en duda lo que dices, trata de culparte o aconsejarte. Expresiones como: “Oh”, “mmm” o “ya veo”, aunadas a una actitud comprensiva, son invitaciones para que tu hijo explore sus propios pensamientos y sentimientos y probablemente encuentre sus propias soluciones.

  1. Dale un nombre a los sentimientos de tu hijo

Cuando tu hijo escucha palabras que describen lo que está experimentando, se siente profundamente consolado, porque alguien ha reconocido su experiencia interna, así logra calmarse.

  1. Complace sus deseos en la imaginación

A veces, el solo hecho de que alguien comprenda lo mucho que el niño quiere algo, hace que la realidad le sea más fácil de soportar.

En la Sociedad Mexicana de Psicología Vida & Bienestar, sabemos lo difícil que es cambiar el estilo que empleamos para comunicarnos con los niños; pero también sabemos los enormes beneficios que usted y su hijo recibirán si logra modificar esos hábitos. Por eso, contamos con psicólogos capacitados para que le brinden la orientación y práctica que necesita para mejorar la comunicación con su pequeño y así mejorar la relación con él. ¡Nunca es tarde para aprender! Nosotros estamos dispuestos a ayudarle.

Bibliografía:

Faber, A. & Mazlish, E. (2015). Cómo hablar para que los niños escuchen y cómo escuchar para que los niños hablen. México: Editorial Planeta Mexicana, S.A. de C.V.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s