Problemas de conducta: una mirada a través de la teoría del apego

La calidad de la relación padre-hijo depende de cómo se dé la interacción entre ellos; por lo tanto, influye tanto la conducta del padre hacia su hijo, como la respuesta de éste.

El tipo de relación que tienen los padres con su hijo se empieza a formar en los primeros años de vida del niño. Por esto es muy importante que los padres satisfagan las necesidades físicas del bebé y posteriormente del niño (alimentación, sueño, baño, etc.), pero también las necesidades afectivas de éste (protección, amor, seguridad, contención emocional, etc.).

Si los padres no están emocionalmente disponibles para cuidar afectivamente a su hijo; es decir, lo rechazan, no le demuestran su afecto consistentemente o son violentos con él (física, verbal o psicológicamente), aunque cubran sus necesidades físicas, éste podría desarrollar algunas alteraciones, las cuáles podrían reflejarse mediante problemas de conducta (agresividad, irritabilidad, llanto excesivo, pobre socialización, “mamitis”, etc.).

Las actitudes emocionales que tengan los padres hacia su hijo (si son distantes emocionalmente o no, si lo hacen sentir amado o no, si le satisfacen sus necesidades afectivas o no, etc.), determinan en gran parte el tipo de relación padre-hijo que se forma, así como la actitud que tenga el niño en las demás relaciones que establezca (con amigos, posteriormente relaciones amorosas, etc.).

Por lo tanto, es muy importante que como padres, aprendamos a establecer una relación adecuada con nuestros hijos y a ejercer prácticas de crianza que beneficien el desarrollo integral de nuestros niños. Muchas veces, cuando vemos que un niño manifiesta problemas de conducta como irritabilidad, gritos o llanto excesivo, agresividad, timidez excesiva, “mamitis”, etc. es porque algo en la relación padre-hijo debe ser mejorado. Recordemos que “los problemas de conducta” de los niños son como señales de alerta que nos avisan que algo les está afectando y debemos apoyarlos. Es por esto que en Terapia Psicológica Vida & Bienestar estamos preparados para apoyar tanto a los niños como a sus padres, para resolver este tipo de problemáticas y para facilitar que las interacciones padre-hijo sean cualitativamente mejores.

 

 

Bibliografía:

Heinz, K. (2012). Treating Attachment Disorders: From Theory to Therapy. EUA: The Guilford Press

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s