La Culpa En Los Niños

culpanina

Parte de la seguridad de los niños depende de la manera en que ven la vida, si ellos la ven como un lugar lleno de negatividad y pecado se volverán negativos, pesimistas, llenos de culpa e inseguros en su vida personal. Es muy común observar en los hogares que la culpa se maneja constantemente en la educación de los hijos, incluso sin darnos cuenta, con frases como “Yo trabajo todo el día para que coman y nadie lo aprecia”, “Te dije que no te casaras con él”, “Tú me haces la vida pesada”, etcétera.

Al dar estos mensajes los padres no necesariamente lo hacen con mala intención. Es posible que sean frases que aprendieron de sus propios padres y que ellos las repitan sin malicia. Pero desgraciadamente esa manera de dirigirse a los hijos son invitaciones al sentimiento de culpa, incluso puede llegar a influir en la forma de actuar de las personas reflejando esa culpa.

Es importante que los niños crezcan sintiéndose libres de culpa, libres de sentimientos que les hagan sentir pecaminosos, libres de sentimientos que interfieran con su derecho a sentirse felices.

La culpa afecta la salud mental de los hijos, pues niños llenos de culpa tienen una autoestima baja y sienten que ellos no merecen nada, se culpan de todo lo malo que sucede y buscan razones para no sentirse bien con ellos mismos. En general tienen dificultad para tener éxito en sus vidas cuando son adultos.

Los niños necesitan entender desde muy chicos que son buenos y no tienen nada porque sentirse mal de sí mismos. Su autoestima necesita estar intacta y para evitar que crezcan con sentimientos de culpa es recomendable seguir los siguientes puntos:

  • Ser buenos ejemplos y no actuar con culpa.
  • Ser muy cuidadosos de los mensajes que envían a sus hijos, evitar infundir culpa en ellos.
  • No tratar de controlar a los hijos con mensajes llenos de culpa.
  • Animar a los hijos a no usar mensajes que llevan culpa con los padres o con los hermanos.
  • Si en su familia se practica una religión, animar a los hijos a ver lo positivo de la doctrina y evitar los mensajes que hablan del pecado y lo negativo del mundo.

 

Referencia:

Espinoza, J. (s.f.). Padres Efectivos: Una Perspectiva Cultural.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s