Impacto del estrés en los niños

666

Garmezy y Rutter (1985; citado en Lucio y Heredia, 2014) reconocieron que las situaciones estresantes de vida pueden predisponer a la enfermedad tanto física como mental. Sin embargo, es importante tomar en cuenta que no todo lo que es estresante para uno, lo es para los demás. Por lo que, como padres, debemos identificar cuáles son las situaciones que estresan a nuestros hijos (Lucio & Heredia, 2014).

Retomemos la definición de estrés, el estrés es la respuesta que damos ante las situaciones con las cuales nos sentimos amenazados; esto implica que el estrés es resultado de la interacción entre el ambiente y la persona. El estrés no es considerado como la causa de las patologías psicológicas, sino que se considera un factor de riesgo. Esto quiere decir que un estresor específico (una situación que nos provoca estrés) no es la causante de los problemas psicológicos sino la acumulación de estresores (Lucio & Heredia, 2014).

Antes se pensaba que los niños no se estresaban y que la infancia era una época de bienestar y felicidad total. Esto se creía porque se tenía la idea de que los niños, por ser pequeños, no se daban cuenta de los problemas ni de su familia ni del mundo. Sin embargo, actualmente se sabe que los niños (por pequeños que sean) se dan cuenta de todo lo que pasa a su alrededor (Lucio & Heredia, 2014).

Yamamoto y colaboradores (1996; citado en Lucio & Heredia, 2014) realizaron un estudio en 6 países (EUA, Polonia, Sudáfrica, Australia, Inglaterra e Islandia), en el que participaron 1729 niños de 7 a 15 años de edad. Por medio de este estudio, enlistaron los estresores más frecuentes para los niños: perder a uno de sus padres, quedarse ciego, ir al dentista, repetir el año escolar, fracasar en la escuela y las peleas entre sus padres.

Al ser el estrés un factor de riesgo para los trastornos psicológicos en la infancia, es importante evaluar el nivel de estrés en los niños, ya que los pequeños que experimentan altos niveles de estrés, muestran síntomas como: llanto, sudoración, irritabilidad, dolores (de cabeza o estómago), alteraciones del sueño, pobre desempeño escolar, etc. (Lucio & Heredia, 2014). Por lo mismo, en Terapia Psicológica Vida & Bienestar estamos capacitados para identificar cuando un niño está siendo afectado por el estrés y para trabajar tanto con él como con sus padres, a favor de su bienestar psicosocial.

 

Bibliografía:

Lucio, E., y Heredia, C. (2014). Psicopatología: riesgo y tratamiento de los problemas infantiles. México: Manual Moderno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s