¿Cómo fomentar la autonomía de mi hijo?

222

Como padres, sabemos que una de los objetivos con nuestros hijos es ayudarlos a que se conviertan en jóvenes independientes; sin embargo, muchas veces es más fácil decirlo que hacerlo. Además, ¿a qué edad hay que empezar a fomentar la autonomía de nuestros hijos? La respuesta es: desde que son pequeños. Pero, ¿cómo fomentar la autonomía de un pequeño de 2 ó 3 años?

Recordemos que con “fomentar la autonomía” no nos estamos refiriendo a darle obligaciones de adulto ni a pedirle que tome decisiones “serias” como qué carrera estudiar, simplemente es ir forjando la capacidad de toma de decisiones y solución de problemas, y éstas pueden ser fomentadas en los seres humanos desde que somos pequeños.

A los dos años una oportunidad para practicar la toma de decisiones puede ser elegir entre dos juguetes para comprar sólo uno, a los 4 años una situación en la que puede practicar el solucionar problemas puede ser desabrocharse la chamarra cuando hace calor, etc. Como vemos, desde que somos pequeños nos enfrentamos a ciertos eventos cotidianos que nos permiten ir siendo autónomos; sin embargo, sólo podemos lograr la autonomía si nuestros papás nos permiten crecer y diferenciarnos de ellos, si nos dejan tomar nuestras propias decisiones. Esto no siempre es fácil para uno, cuando ya se es papá.

Como papás podemos pensar: ¿qué tiene de malo que le ayude a mi hijo a vestirse cuando vamos tarde a la escuela? O ¿qué tiene de malo que le de consejos para resolver el problema que tuvo en la escuela? Y es cierto, apoyar a nuestros hijos no es malo; sin embargo, si nosotros le solucionamos todo siempre, ¿cuándo aprenderá a ser independiente? Los hijos no adquieren autonomía mágicamente al cumplir 18 años, es un proceso que deben recorrer desde que son pequeños.

Como padres es importante mantener un equilibrio en todo momento, por ejemplo, es importante permitir que las decisiones que ya puede tomar nuestro hijo, las tome él; también, hay que respetar los esfuerzos que nuestro hijo hace para ir dominando ciertas actividades, desde abrocharse los zapatos, hasta tareas escolares, etc., tal vez para nosotros eso resulta sencillo pero él apenas lo está aprendiendo. Asimismo, es importante no apresurarnos a darle respuestas a nuestro hijo cuando tenga un problema sino que hay que ayudarlo a pensar en una solución.

Sin duda todas las acciones que realizamos los padres las hacemos pensando en el bien de nuestros hijos, pero hacer las cosas por ellos es una buena manera de impedir el desarrollo de su autonomía. Nada en exceso es bueno.

En Sociedad Mexicana de Psicología Vida & Bienestar S.C., sabemos que en ocasiones los padres necesitamos orientación para guiar asertivamente a nuestros hijos. Por eso contamos con psicólogos capacitados en el área infantil y en el trabajo con padres, para poder brindarles los recursos que puedan necesitar y así no sólo fomenten la autonomía de sus hijos sino que promuevan su sano desarrollo.

 

 

Referencia:

Faber, A. y Mazlish, E. (2015). Cómo hablar para que los niños escuchen y cómo escuchar para que los niños hablen. México: Diana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s