¿Cómo comunicarme con mi hijo?

 

a
Mother and daughter
  1. Ponte a su altura.

La diferencia de estatura tiene influencia en la comunicación. Para fomentar que tu hijo preste atención y puedan conversar asertivamente, ponte en cuclillas, de tal manera que tus ojos queden a la misma altura que los de él.

  1. Míralo mientras tú y él hablan.

Como papás, queremos que nuestro hijo nos preste atención cuando le hablamos y que nos mire a los ojos. Esto está bien; sin embargo, también es importante que nosotros lo miremos a los ojos cuando le hablamos y cuando él nos hable.

  1. Procura que se sienta cómodo.

En primer lugar, se debe evitar usar groserías o frases que puedan herir a tu hijo. A veces los adultos decimos cosas bromeando, pero nuestros hijos lo pueden interpretar como si fuera literal; entonces, mejor evita palabras o frases que no promueven la armonía. En segundo lugar, si vas a hablar con tu hijo y éste está pintando o jugando, puedes acercarte con él y decirle “quiero hablar de una cosa contigo, ¿lo hacemos mientras dibujamos juntos?”; de esta forma fomentas que se sienta cómodo mientras platican.

  1. Valida las emociones de tu hijo.

Frases como “entiendo que cambiarte de escuela te hace sentir miedo” o “parece que estás enojado porque no pudimos salir a jugar” le ayudan a tu hijo a darse cuenta de que si bien no aceptas su comportamiento (en caso de que éste sea inadecuado), sí aceptas que sienta las emociones que tiene y que lo valoras a pesar de esto. Este sentimiento de sentirse aceptado genuinamente por sus padres es el único que le permitirá a tu hijo sentirse seguro y tener una mejor comunicación contigo.

  1. Escucha lo que te dice tu hijo.

En general, las personas estamos acostumbradas a oír para responder, con tu hijo esto no funciona, de verdad debes escuchar y poner atención a lo que te dice. Es muy importante esto porque los niños que no se sienten comprendidos por sus padres, no van a querer hablar con ellos, ni escucharlos, o no podrán tenerles tanta  confianza como los niños que sí se sienten escuchados y comprendidos. Así que escucha atentamente lo que tu hijo te dice y si en algún momento, estás muy ocupado, mejor dile “hijo, para mí es muy importante esto que me quieres contar, ¿es urgente o te parece si me lo cuentas en la cena para que pueda escucharte bien? Ahorita debo terminar este trabajo”.

  1. Muéstrale a tu hijo los beneficios de expresar lo que piensa, siente o necesita.

Frases como “si no me hubieras dicho que te gusta jugar con bloques, yo no lo sabría, ahora procuraré que juguemos más veces con ellos” le ayudan a tu hijo a descubrir los beneficios que tenemos las personas al expresar lo que pensamos, sentimos o necesitamos. Esto es muy importante porque tu hijo puede evitarse muchos problemas si desde pequeño le permites que exprese sus necesidades y le enseñas a hacerlo asertivamente.

 

 

Referencia: Delfos, M. (2009). ¿Me estás escuchando? Madrid: Ediciones Pirámide.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s