TE AMO, PERO PREFIERO DEJARTE.

Que el amor, a veces, necesita limites es obvio para la mayoría de los profesionales de la salud mental. Los terapeutas sabemos que el afecto interpersonal de pareja puede resultar altamente nocivo si la entrega es incondicional y el ser para uno se convierte, de manera excluyente, en un ser para el otro (Simone de Beauvoir). No importa la explicación subyacente: la autodestrucción del yo, es patología. Porque es claro que cualquier tipo de altruismo puede llevarse a cabo sin negar el self; sin ser indigno y sin negociar con los principios. Insisto: no importa que digan los adictos al romanticismo, el amor no lo justifica todo y tampoco es necesariamente un motivo obligado de realización personal. Por ejemplo, la soltería o la soledad afectiva son una elección tan válida como cualquier otra.

No estoy en contra del amor en general, eso sería estúpido, porque tal como sostienen las nuevas teorías de la evolución, el amor al prójimo y a los hijos cumple una función adaptativa para la especie. A lo que me refiero es el amor irracional; el que se mantiene testarudamente cuando no somos correspondidos, cuando vemos bloqueada la autorrealización personal y/o cuando se violan nuestros códigos morales. Existe una dimensión ética del amor que se cruza con la autoestima, y que nos obliga a pensar este sentimiento; a revisar la relación y a preguntarnos si el sufrimiento realmente tiene algún motivo razonable.

Ponerle límites al amor no significa ponerle límites al sentimiento, sino al acto compulsivo de seguir aferrado a un vínculo, cuyo costo es la integridad física o psicología. Nadie puede “decidir” sobre el enamoramiento y la química de la atracción (o quizás muy pocos). La voluntad a la cual apelo no es dejar de sentir sino dejar de estar donde se nos lastima. Así nos duela, así pensemos que la vida se acaba.

Las nuevas investigaciones sobre el tema confirman la existencia de un cuadro adictivo del amor, que por cuestiones de espacio no profundizaré. Lo que queda claro es que muchas relaciones, debido a causas familiares, sociales o de personalidad, pueden generar un   “amorodependencia”, que poco se diferencia en términos comportamentales de cualquier otra adicción.

Para salir de la dependencia afectiva no hay que esperar a desenamorarse, porque si el sentimiento es enfermizo puede durar siglos. Lo que hay que hacer es alejarse, así sea difícil. ¿Estrategias? Autocontrol, valentía y más autocontrol. No importa cuánto te amen, sino como lo hagan. La afirmación: “Te amo, pero te dejo”, es una mezcla entre liberación y realismo afectivo. Significa que a pesar de lo que sentimos podemos comprender que el otro no nos conviene; que no le viene bien a nuestros proyectos de vida. Implica pasar de un estado regresivo a un progresista, como decía Fromm. El amor no solamente es emoción, también es Philia (amistad) y Ágape (compasión). El amor no sólo se siente, también se piensa y se asume en el dolor ajeno. Por eso siempre hay un espacio para la razón en el intercambio amoroso.

Con el amor pasional no basta. Se necesita un amor que además de murciélagos en el estómago, sea justo, ético y digno, porque el amor sentimental –per se- no conlleva estas virtudes. Eros es concupiscente, el que manda es el apetito, la dosis diaria o semanal. Quizás el amor universal o amor tipo Madre Teresa sigan otro curso, pero para los que no somos santos ni iluminados, el amor de pareja es un acto crudamente humano.

Alguien podría decir que si hay explotación, maltrato o indiferencia no estaríamos ante un “amor verdadero”. Yo cambiaría la palabra verdadero por saludable, más bien, estaríamos frente a un amor enfermizo, contrahecho, incompleto o desbordado. Un amor que no se acopla a las definiciones idealizadas; a los conceptos espirituales, tradicionales o a las experiencias poéticas, y que sin embargo, se hace manifiesto en la vida cotidiana. Por eso la sabiduría afectiva debe ser práctica y concreta: evaluar si la relación en la que estamos (amor incluido), desde el punto de vista psicológico, nos libera o esclaviza.

Riso, W. (s.f.). Te amo, pero prefiero dejarte. Recuperado de http://www.schavelzon.com

Entre-amor-y-odio-¿cómo-se-puede-sostener-una-relación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s